Cuidado con las negociaciones!   Leave a comment

Las negociaciones sobre la solución a la crisis política hondureña están en su apogeo.  Sin embargo, muchos de los actores extranjeros que se han auto-involucrado (y contribuido a empeorar esta crisis) buscan testarudamente lograr una solución política que salve su prestigio de mediadores, aun cuando esa solución violente nuestra constitución y leyes (ej. la irrisoria “restitución simbólica” de Zelaya).  Los negociadores hondureños no deben permitir esto.

Como ciudadano hondureño, quiero advertir a los hondureños involucrados en estas negociaciones que suscribir un acuerdo que violente nuestra constitución y leyes constituye una traición a la patria y que los que incurran en ese delito deberán, tarde o temprano, responder ante la justicia.

Los hondureños ya estamos hastiados de tanta impunidad y de tantas negociaciones y acuerdos políticos, dizque para solucionar conflictos, pero que solo han servido para que los culpables de violar nuestras leyes eludan la justicia.   Nuestra historia esta llena de dichas “soluciones políticas” y este es el momento de decir ¡basta!  Es esa historia de impunidad la que ha hecho que Honduras tenga tantos problemas (sociales, económicos, y políticos) y que tenga tan poco respeto en el mundo.

El conflicto que ahora estamos viviendo los hondureños debe ser resuelto estrictamente en base a nuestra constitución y leyes, por muy imperfectas que estas sean.  Esas son nuestras leyes!  Solo respetando y haciendo cumplir nuestras leyes podremos solventar esta y futuras crisis y convertirnos en un país digno de respeto.  Ese debe ser el propósito de los negociadores hondureños, aun si eso requiriera llevar el caso a la CIJ.

En ningún momento los hondureños debemos aceptar una solución impuesta y basada en la terca noción que lo que sucedió fue un golpe de estado militar o en lo que los extranjeros crean que seria una mejor legislación, ya sea esta la de Estados Unidos, Venezuela, o la perfecta constitución Costarricense.  En caso contrario, deberíamos romper nuestra constitución y pedirle a los “genios” de la OEA que nos escriban una nueva, al gusto de Insulza.

Mi opinión, de nuevo, es que se juzgue, con supervisión internacional, a todos los involucrados en este conflicto: Zelaya, Micheletti, los Militares, etc..  Si Zelaya es encontrado inocente deberá ser restituido inmediatamente.  Pero si es encontrado culpable deberá pagar su falta.  De igual manera deben ser juzgados los responsables de enviarlo al exilio y los que hayan violado cualquier otra ley, incluyendo la falsificación de su carta de renuncia.  En ningún momento debe aceptarse que el delito de haber enviado a Zelaya al exilio se utilice como pretexto para exonerarlo de los delitos que el haya cometido.  Dos errores no hacen una corrección.

Aun así, los Estados Unidos y al resto del mundo tienen el poder de doblegar y forzar a Honduras a aceptar la solución que ellos prefieran.   Pero despreciar la constitución, leyes, y las cortes hondureñas no solo serian una violación de los principios de respeto a la soberanía de los países sino también constituiría un ejemplo único de arrogancia y falta de profesionalismo en la solución de conflictos domésticos. Ojala que esa arrogancia no continúe impidiéndoles ver el conflicto desde el ángulo de la legislación hondureña, ni reconocer y enmendar sus erradas posiciones.

El imperio de la ley es la única solución verdadera, no los caprichos de los susodichos mediadores.

Advertisements

Posted October 9, 2009 by jrargueta in Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: